Make your own free website on Tripod.com

Nada Especial

Nieve en verano 

Siendo rico como eras Tú, 
yo hubiera esperado una corona real. 
Pero decidiste hacer Tu hogar 
casi en un gueto, como un pobre mortal. 
Nadie esperaba Tu aparición,  
fuiste como lluvia bajo el sol, 
viniste en la noche con Tu luz 
y nadie Te reconoció, 
qué paradoja fue Tu amor. 

Y vendrás como un ladrón en la noche 
sin embargo como el Rey soberano, 
volverás por los tuyos, sin embargo, 
es manada pequeña la que Te espera,
todo en Ti es tan sublime e inesperado 
como nieve en verano. 

Como un sol en la noche fuiste Tú, 
tan inesperado y ansiado a la vez. 
Te vestiste de hombre, siendo Dios, 
y nos sorprendió Tu amor y Tu poder. 
Sigues siendo aún igual que ayer 
vienes a mí como un amanecer. 
Quiero estar alerta ante Tu venida 
aunque sé 
que me sorprenderá otra vez. 

Nada especial 

No son una raza especial, 
si acaso alguna vez los has visto. 
Ni siquiera tienen "algo" de especial  
y sin embargo son distintos. 
Han creído 
y eso les ha hecho renacer 
a una esperanza y a una fe 
oh, no hubo más que hacer. 

Fueron capaces de abrir su corazón 
porque encontraron en Jesús una razón. 
Fueron capaces de creer 
que en Él podían renacer 
a otra manera de pensar y de entender. 

Pero no son nada especial, 
les cuesta admitir que se equivocan, 
sus errores no caben en el mar, 
cabezas duras como rocas. 
Pero han creído 
y esa es su fuerza y su razón, 
nadie les puede decir que no, 
oh no, Jesús les rescató. 

Como ves, no son nada especial, 
es fácil ser como uno de ellos, 
olvidar el pasado y caminar 
mirando a Jesús en vez de a ellos. 
Han creído 
lo demás vendrá después y es cosa de Él,
ha prometido serles fiel. 
Han creído, 
¿puedes tú también? 
Han creído... 
 

¿Quién soy yo? 

No sé cómo pero tengo esperanza, 
no sé cómo pero sé que soy feliz. 
He tratado tantas veces de encontrar una razón 
que justifique el porqué de tanto amor. 
No sé como pero sé que soy distinto, 
no sé como pero Él me transformó. 
Y no fue mi propio esfuerzo 
lo que me hizo ver la luz, 
fue Su sangre derramada en la cruz. 
Otra vez ante Ti, en humilde oración, 
ni siquiera me contestes, solo mírame Señor, 
ya no sé que pensar, no sé cómo expresar 
el temor y el asombro que hay en mí. 
Todavía no lo sé, no me has dicho aún 
qué fue lo que viste en mí para quererme. 
Y es que no entiendo la razón  
de tanto amor  derrochado. 
¿Quién soy yo para que Tú me hayas amado? 

No sé cómo pero hay gozo en mi alma, 
no sé cómo pero Tú me has dado paz. 
Y soy libre como el sol, como luna, como el mar, 
nada puede detener Tu libertad. 
Ya no intento comprender esta locura, 
palpitando al son del sol y la luna. 
Solo puedo darte gracias, repetírtelo otra vez, 
toma el agradecimiento de mi ser. 
 
¿Quién irá? 

¿Quién irá a repetir la historia de Noé, 
si son los tiempos de Sodoma y Gomorra otra vez? 
¿Quién será el nuevo Jeremías esta vez, 
el que se ponga en la brecha 
y defienda al pueblo con su piel? 

¿Quién querrá hablar a un pueblo que no quiere oír? 
¿Quién querrá perder la vida en una empresa así? 
¿Quién querrá ser rechazado una y otra vez 
por oídos sordos que no quieren entender? 
¿Quien volverá a decirles que todo lo que reluce 
no es metal, 
que llega un momento en que todo tiene un final? 
¿Quién volverá a contarles que su felicidad no es real? 
¿Quién ira, quién ira, quién ira? 
¿Cómo hablar de nueva vida en Jesús, 
cuando están llenos de vida, de fuerza y de salud? 
¿Cómo hablar del evangelio y de la salvación, 
cuando no entienden el lenguaje 
y lo rechazan como religión? 
 
Cristianos 

Antes les llamaban Nazarenos, después cristianos. 
Hoy no saben ya como llamar a cada grupo, 
hay tantos... 
Antes al mirarles se decían: "¡Ved cómo se aman!", 
hoy al contemplarlos se repiten: 
"¡Ved cómo se separan!". 
¿Quién sabrá quién de ellos tiene la verdad? 

Cómo ha conseguido el enemigo robarnos el terreno, 
hemos comenzado a hacer murallas 
olvidando lo primero. 
Que no hay cristianismo verdadero detrás de una careta, 
si no reflejamos a Jesús, perdemos nuestra meta. 
Que el que sirve a los demás es el mayor, 
que el sermón del monte aún está en vigor, 
que aún existe el buen ejemplo 
y la humildad de corazón 
y que no hay vida ni hay iglesia si no hay perdón. 

Ojalá el Maestro pueda decir como dijera hace años: 
"No lloréis, solo duerme, no está muerta" 
¿Qué te pasa, iglesia amada, que no reaccionas, 
solo a veces te emocionas, y no acabas de cambiar? 

Antes tenían todo en común y oraban en la noche. 
Hoy compiten por saber quién tiene 
mejor casa y mejor coche. 
Antes morían abrazados en la arena del circo romano, 
hoy discuten si al orar hay que alzar o no las manos. 

Unos creen en profecías y otros no, 
unos predican la fe y otros el amor, 
uno habla en lenguas y otro presume de virtud 
y el mundo muere, muere, muere sin ver la luz. 

Ojalá el Maestro pueda decir como dijera hace años... 

Jesús se levantó de la muerte, 
¿y acaso a tí no habrá quien te despierte? 
 
Lupo 

De un tiempo a esta parte hay dos lucerillos azules 
que me miran, no sé si me persiguen o me necesitan. 
Solo sé que desde que él apareció en el juego 
me parece que yo me he quedado ciego. 
Porque ya no veo a nadie mas que a él, 
no, ya no veo a nadie mas que a él. 

Ovejilla torpe de peculiar andar, 
siempre que te miro me vuelvo a preguntar, 
¿cómo ser tu amigo y padre a la vez? 
Tu tienes un algo vivo, 
no sé muy bien que es... 

De un tiempo a esta parte hay dos lucerillos azules... 

Hace dos años y medio, Dios quiso hacer un regalo 
que consiguiese asombrarnos, alegrarnos, y 
enseñarnos algunas lecciones no aprendidas. 
Una mañana de febrero de 1991 irrumpió en nuestras  
vidas sin pedirnos permiso, trastornando todos nuestros 
horarios y gran parte de nuestras prioridades... y nunca 
pense que sé pudiese llegar a querer tanto a un niño. 
 
Mientras viva 

¿Cómo olvidar lo que has hecho Tú por mí, 
si viniste a mi encuentro en mi noche? 
¿Señor, cómo olvidarte? 
¿Cómo olvidar lo que has hecho Tú por mí, 
si cambiaste mi tristeza y aflicción 
en un cantar para Ti? 
¿Cómo olvidar? 
Mientras tengan luz mis ojos Te amaré, Señor, 
mientras quede sangre en mi yo Te daré loor, 
mientras quede en mi aliento 
te tendré que hablar. 
¿Cómo olvidar lo que has hecho Tú, Señor? 
Mientras viva cantaré de Tu grandeza, 
mientras tenga voz Te alabara mi boca, 
mientras tenga corazón mis labios Te alabarán, 
mientras viva yo, las piedras no hablarán. 

Llamados a amarle 

No solo quiso salvarnos, 
no solo quiso ayudarnos, 
no solo vino a darnos vida eterna, oh no. 
Quiso escuchar nuestras voces 
quiso vivir con nosotros, 
quiso lograr conquistar nuestro corazón. 

Somos llamados a amarle 
como Él nos amó, 
no solamente a aceptarle 
como Dios y Señor. 
Somos llamados a darle todo el corazón, 
nuestra vida, nuestra fuerza,  
nuestro amor. 

Quiso tener nuestras vidas 
y comunión con nosotros, 
y además de salvarnos 
fue un amigo real. 
¿Cómo no dárselo todo, 
si Él es el rey de la vida? 
Solo Jesús se merece nuestro amor. 
 
El payaso 

Era capaz de hacer a un niño reír sin parar, 
tenía ocurrencias tan geniales, solo él era capaz. 
La cara pintada de colores y en la mano un violín, 
que sonaba más o menos pero hacía reír. 
Y el caso es que en el fondo era un infeliz, 
le parecía ridículo pintarse la nariz, 
lucía mucho más un salto mortal 
y él quería ser equilibrista 
y oír sobre la pista ovaciones 
en vez de tanto reír. 

Nunca supo asumir su posición, sin darse cuenta
que hacía feliz a tantos en su papel de cenicienta.
Que si un día faltase en el circo llegaría a su fin
que nunca sería el mismo sin su violín.
Pero él seguía empeñado en ser infeliz,
se veía tan ridículo pintada la nariz,
soñaba todavía con el trapecio,
pretendía ser equilibrista
y oír sobre la pista ovaciones
en vez de tanto reír.

Fue una mañana blanca, invernal, tras el ensayo, 
no pudo resistirlo mas, se subió en el travesaño, 
y al verse en la altura 
sintió subirle el vértigo hasta la nuez,  
y no habían puesto mallas la ultima vez... 
apenas sintió nada cuando cayó, 
el domador, que regresaba, fue el primero que le vió. 
Logro salvar la vida y un mes más tarde le dijeron: 
"Todo ha terminado, el circo ha cerrado, 
ya no venían niños a la función." 

Hoy vive retirado en algún lugar, en las afueras, 
pegado día y noche a su silla de ruedas, 
parece que ha terminado aceptándose por fin, 
que incluso algunas veces toca el violín. 
Diez niños le visitan y le hacen feliz, 
cuando les ve llegar a lo lejos, se pinta la nariz. 
Y cuando alguno se burla con desprecio, él contesta: 
"Sería un miserable, sería yo el culpable, 
si no cumpliese la misión que recibí. 
Porque aunque fui un fracaso, 
soy de profesión payaso, 
no me juzgues mal, Dios me hizo así". 
 
Aslan 

No es casualidad que yo te ame, 
cuando veo todo lo que has hecho, 
no solo en Tu creación, sino en mi corazón, 
que sin saber porqué ya no es de piedra. 
No es casualidad que yo te ame, 
porque de Tu voz emana vida 
capaz de transformar un pobre corazón 
en una vida llena de alegría. 
Tu voz, 
creo la luz que aún hoy podemos contemplar. 
Tu voz creó las nubes, 
bajo el cielo y sobre el mar. 
Oh, habla otra vez, voz de Jehová, 
repite en mi el milagro, 
y que te pueda escuchar, 
desata el poderío, 
de tu voz una vez más, 
rugido de león 
de la tribu de Judá. 

Eres invencible en la batalla, 
eres como el sol de la mañana. 
Tan fuerte y tan real, que no tienes igual, 
y tiembla el enemigo a tu mirada. 
Eres a la vez tan fiel y tierno, 
que una niña puede acariciarte, 
que aparte de luchar, 
también sabes jugar, 
como un cachorro puro e inocente. 

Te amo, 
porque cuando estás conmigo soy feliz, 
y no es casualidad que quiera estar cerca de Ti. 
Oh, habla otra vez, voz de Jehová, 
repite en mí el milagro, 
y que te pueda escuchar, 
desata el poderío, 
de tu voz una vez mas, 
rugido de león 
de la tribu de Judá.